Oficiante de ceremonias

para tu boda civil

¡Enhorabuena! Vais a dar un nuevo paso en vuestra relación.

Habéis invertido horas en personalizar vuestra boda, porque ese día os pertenece.
Es vuestra fiesta y queréis compartirla con familiares y amigos. Tenéis fecha, lugar, invitados… todo elegido a la medida de vuestros deseos.

A vuestra cabeza acuden docenas de detalles: decoración, padrinos, alianzas… Por curioso que parezca, uno de los mas importantes siempre queda en manos de una persona desconocida… ¡la ceremonia!

¿Sabíais que podéis elegir a la persona que oficie vuestra boda? Os cuento un poco más.

¿Qué es un oficiante de bodas?

Podéis llamarlo maestro de ceremonias, oficiante o, si preferís, presentador.

En definitiva, un profesional de la comunicación, capaz de
transmitir emociones y experto en trabajar ante el público. La persona encargada de dirigir la ceremonia basándose en vuestras preferencias y gustos teniendo siempre presente vuestras indicaciones y deseos.

¡Podéis tener una ceremonia única y a vuestra medida!

¿Razones?

Tantas como parejas.

Cada día son más las personas que solicitan una ceremonia personalizada. Bien porque se casan por juzgado y buscan algo más vistoso para los invitados, o porque quieren una boda que vaya más allá de las palabras asépticas de un funcionario.

He oficiado para parejas de hecho… incluso para parejas que, tras un acto religioso e íntimo, eligieron sorprender a sus invitados con una ceremonia especial.

Además, con la figura del oficiante tenéis la libertad de escoger el lugar y la hora de la ceremonia. Estoy a vuestro servicio.

Diferentes

Sorprende a tus invitados

Ya sea una boda costumbrista o la clásica ceremonia de «no vamos a hacer una boda típica».

Mis años de experiencia como actor serán vuestros mejores aliados si queréis una boda temática, recreándola en otra década o bajo el deseo de que os case un personaje de ficción.

¿Queréis veros inmersos en una película de acción con actores escenificando una pelea? ¿Rescatar a tu pareja de las manos de un villano? ¿Una ceremonia sencilla en la playa?

Las posibilidades son infinitas. No escatiméis en imaginación.

¿Me quieres en tu ceremonia?

Me agrada la idea de haceros felices, y con esa premisa voy a volcar mi ilusión en vuestro día. Me podéis llamar ahora mismo para ajustar un presupuesto y podamos transformar lo bueno en superior.